Novedades
 
Volver al home
 
ENTREVISTA PARA CIELOS ARGENTINOS
25/09/2012
 
Salió una nota en la revista Cielos Argentinos donde cuento un poco sobre la grabación de Pinturas en el agua y el trabajo desde un home-studio.
Acá les dejo el link y el texto publicado
 http://www.infonews.com/2012/01/06/sociedad-5975-el-sueno-del-cd-propio.php
 
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
"La tecnología avanza a pasos agigantados para solucionar la vida de las personas y hacer que cada vez más las actividades más variadas puedan realizarse en el hogar. Este panorama, que supone pros y contras atendibles, también tuvo un significativo avance en la producción musical artesanal, la que se desarrolla lejos de las grabadoras más profesionales y las discográficas del mercado. No hablamos sólo del acto de composición e improvisación musical, que supone la relación solitaria entre el músico y su instrumento, sino de contar con los elementos tecnológicos mínimos para que un artista en potencia grabe sus propias canciones en formato digital, con la posibilidad de crear en absoluta libertad; y por sobre todas las cosas, contar con el tiempo de creación propio, sin necesidad de atarse a los relojes tiránicos (y costosos) de los estudios de grabación profesionales.

Juan Regidor es uno de los jóvenes músicos que grabaron enteramente en sus casas, en este caso el disco “Pinturas en el agua”, que luego fue editado por el sello Universal. Para él, “el avance de la tecnología, sumado a la capacitación correspondiente, me fue haciendo cada vez más fan del ‘home studio’ (así se denomina a esta raza de compositores en el mundo)”.

 



En tanto, Feco Escofet (también conocido como Mussa Phelps), músico y productor discográfico, indica que la conveniencia de grabar en casa no está en el ahorro, sino en la libertad. “Si lo pensamos estrictamente desde el punto de vista monetario, probablemente sea una pérdida total. Un estudio hogareño, aún en su escala más básica, implica una importante inversión. Y ni hablar si buscamos una calidad de audio que aproxime o iguale la de un estudio profesional. Hay que disponer de un lugar apropiado y acondicionarlo acústicamente para que sea apto. Es una carrera armamentista sin fin ni retorno”, explica el músico, que grabó con artistas como Juana Molina, Santiago Vázquez y Pedro Aznar. “El gran atractivo del estudio en casa es la libertad. Poder utilizarlo como un instrumento más, cuando nos viene la inspiración, de día o de noche”.


Obviamente, no se trata de una tendencia aislada, y ya muchos músicos del planeta pusieron en funcionamiento esta alternativa creativa de grabar canciones y, por así simplificarlo, tomarse unos matecitos con bizcochos de grasa en pantuflas y ropa interior. Casos emblemáticos en el mundo fueron los discos “Jagged Little Pill”, de Alanis Morissette, que vendió nada menos que 32 millones de copias; y el disco “Paul McCartney”, que el ex Beatle grabó en 1970 enteramente en su hogar. Todo un precursor. En la Argentina se destacan el mismo Regidor, Ezequiel Borra, Juana Molina y Lisandro Aristimuño.

Juanito El Cantor (alter ego del músico Juani Serrano) sostiene que su estudio de grabación se ha posado “sobre diversos espacios físicos y se ha sabido vestir con todo tipo de equipamiento tecnológico: es la herramienta con que juego a capturar música dentro de un soporte material. Podríamos decir que el estudio de grabación es una suerte de trampa para música. Allí uno la espera, la apresa y luego la somete a permanecer inmóvil hasta el fin de los tiempos”, poetiza Juanito. Su home studio habita en una vieja casona de Haedo y convive dentro de la misma habitación junto a otros tres estudios que pertenecen a sus socios. “Allí contamos con un generoso rejunte de objetos útiles para la cacería de sonidos”, indica.

Se podría aventurar que las ventajas de tener un home studio son los costos (por día, uno profesional puede cobrar unos $ 1.200), la libertad de horarios (cualquier momento es oportuno para grabar cuando se está en casa) y la posibilidad de juego o improvisación que supone no estar sujetos a un presupuesto.

Tantos beneficios requieren de algunos sacrificios, también: “Uno necesita aprender, capacitarse, leer manuales e informarse vía Internet sobre nuevos programas, plug-ins, técnicas de grabación y, por sobre todo, mantener siempre el oído atento para aprender de los discos que van llegando a nuestros reproductores. No hay mejor referencia para aprender a grabar que la música que hace latir nuestros parlantes”, explica Regidor.

En tanto, Escofet sostiene que “el proceso de grabación es más relajado en casa, sin dudas: al mediodía, por caso, paramos para hacer un asado y algunos se tiran a dormir una siestita debajo de los árboles. Esto sería impensable hacerlo en un estudio que nos cobra por horas”.

Puede ser juego, pero es profesional. El sueño del pibe se hizo realidad: hoy todos podemos grabar nuestro propio disco."

 Texto: Juan Martín Grazide

   
Volver al home

 

 
Novedades | Bio | Discografía | Imágenes | Cursos |   Contacto